• Facebook
  • Twitter
  • You Tube
  • App Store
  • Google Play

La Guardia Civil destapa varias denuncias falsas e investiga a cinco denunciantes en Mazarrón

La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarrollado la operación ‘SIDEMA’, una investigación dirigida a esclarecer la presunta autoría de varios delitos denunciados por cinco ciudadanos que, finalmente, han resultado investigados como presuntos autores de los delitos de simulación de delito, acusación falsa y estafa. La investigación se inició cuando la Benemérita observó ciertas discordancias en varias denuncias presentadas en el Puesto Principal de Mazarrón, en las que los denunciantes referían haber sido víctimas de robos con violencia e intimidación o usurpación de identidad.

Al objeto de aclarar los datos confusos que aparecían en las denuncias,  la Guardia Civil inició la operación ‘SIDEMA’ para investigar las circunstancias que rodeaban cada testimonio, sospechosos de ocultar una estafa a empresas de suministro eléctrico, telefonía móvil y aseguradoras, esclarecer los delitos denunciados y detener, en su caso, a los autores de tales ilícitos.
Dos falsos delitos de robo con violencia e intimidación
La Benemérita ha investigado dos denuncias por robo con violencia e intimidación en las que los denunciantes afirmaban haber sido asaltados por varios individuos cuando realizaban un reintegro en cajeros automáticos de Mazarrón. El desarrollo de las investigaciones, para identificar y detener a estos supuestos atracadores, ha permitido averiguar que los denunciantes pretendían reclamar el importe económico denunciado a una compañía aseguradora.
Las pesquisas practicadas han permitido esclarecer que tales robos nunca llegaron a cometerse, por lo que han resultado investigadas dos personas a las que se les ha instruido diligencias como presuntas autoras de delito de  simulación de delito.
Delito de estafa
Otra de las denuncias se refería a la usurpación de estado civil del denunciante para la contratación del suministro eléctrico de un establecimiento comercial regentado por un familiar. El ahora investigado había generado una deuda de más de 600 euros con la compañía energética y, presuntamente y para eludir el pago, denunció que un familiar había realizado el contrato de alta a su nombre, sin su consentimiento.
La Benemérita ha comprobado que el contrato de alta del suministro fue realizado por el denunciante, por lo que ha resultado investigado como presunto autor de delito de estafa.
Delito de acusación falsa
La Benemérita también ha investigado a un joven, empleado de un establecimiento de hostelería, que denunció un robo con violencia cuando se encontraba trabajando en el municipio de Mazarrón en el reparto de pizzas a domicilio.
El denunciante afirmó haber sido víctima de un robo, cometido por un individuo corpulento, cuando acudió a una dirección para entregar un pedido. El joven denunciaba que este supuesto delincuente le golpeó y le arrebató una mochila en la que llevaba 350 euros de recaudación.
Las pesquisas practicadas han permitido averiguar que tales hechos nunca se produjeron, por lo que el denunciante ha resultado investigado como presunto autor de delito menos grave de acusación falsa.
Delito de simulación de delito
Otra de las denuncias investigadas ha permitido esclarecer una supuesta simulación de delito cometida por el propio denunciante que compareció ante la Guardia Civil para denunciar una estafa.
El ahora investigado afirmó haber acordado, con una tercera persona, la compra y el alta de buena fe, de un terminal de telefonía móvil a su nombre. La supuesta víctima denunciaba que los gastos derivados de tal compra nunca le fueron abonados.
La Guardia Civil ha averiguado que se trata de una simulación de delito con la que el denunciante pretendía eludir el importe económico derivado de la compra y el alta de la línea, a la empresa suministradora.
La investigación ha culminado con una persona investigada ¬como presunta autora de delito de simulación de delito.
La operación ‘SIDEMA’ ha culminado con cinco personas investigadas –varones, españoles, con edades comprendidas entre los 22 y los 65 años de edad– a las que se les atribuye la presunta autoría de los delitos de simulación de delito, acusación falsa y estafa.
Las diligencias instruidas han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción de Totana (Murcia).